En honor al Día Internacional de la Mujer, hoy 8 de marzo de 2021, el equipo de item comparte uno de nuestros artículos más populares de la plataforma Advancing Women Engineers. La plataforma AWE se creó para dar a conocer a las pioneras y a las que rompen el techo de cristal, quienes están lidereando el camino y fomentando la participación de más mujeres en las ciencias, la tecnología y la ingeniería. Esperamos que te sientas motivado a hacer un cambio en tu propia comunidad después de explorar el contenido en AWE – y siempre estamos buscando programas o mujeres para presentar.

Hay una montaña de mitos en torno a la profesión de ingeniería, en particular sobre el papel de las mujeres en el sector.

El estereotipo de ingeniero suele representarse como un hombre fornido con un overol lleno de aceite o un programador informático solitario e introvertido. En realidad, la ingeniería es un sector enormemente diverso y apasionante con increíbles oportunidades para las mujeres.

Vamos a desmentir algunos de los mitos y conceptos erróneos del sector.

Para ser ingeniero, hay que ensuciarse las manos (literalmente)

“La ingeniería no son sólo los motores”, dice Elizabeth McCaig, especialista principal del equipo de desarrollo de reglas de estructuras de Lloyd’s Register”. Y no se trata sólo de engrasar y aplicar herramientas. Trabajo en una oficina. Hace años que no me cubro de grasa por mi trabajo”. A las ingenieras se les suele decir que no “parecen” ingenieras. Pero en una industria con una gama tan amplia de funciones -desde el software informático y el diseño de naves espaciales hasta la nanotecnología y la construcción de puentes-, ¿Qué aspecto tiene un ingeniero? No hace falta llevar overol ni grasa para destacar en el sector.

Las mujeres son demasiado tímidas para ser ingenieras

Históricamente, las ingenieras han tenido dificultades para mantenerse en una sala llena de colegas masculinos. Diana Thomas McEwen sabe, de primera mano, que esto ya no es así. “Veo cada día… más mujeres que tienen la actitud correcta y la confianza adecuada”, dice Diana. Son capaces de “enfrentarse a sus homólogos o colegas o compañeros”, pero “también tienen opiniones correctas, que quizás escandalizarían a otras personas”. Ella dice que, según su experiencia, una generación mayor puede querer a veces “aplastar estas opiniones”, pero las ingenieras han aprendido a hablar y ser escuchadas.

Las mujeres no son tan buenas en ciencia, tecnología o matemáticas

Según un documento estadístico publicado por la Sociedad de Mujeres Ingenieras, “las chicas tienen ahora más probabilidades que los chicos de obtener notas A-B en casi todas las carreras STEM GCSE (a veces de forma espectacular, por ejemplo, en D&T, donde el 49.9% de las alumnas obtienen A-B en comparación con el 29.4% de los alumnos, y en Ingeniería, donde las cifras respectivas son del 36.8% de chicas y el 17.3% de chicos que obtienen notas A-B)”. Es cierto que la proporción de chicas que cursan estas carreras se reduce drásticamente, pero las estadísticas anteriores sugieren que la culpa la tienen las normas culturales y otros factores, y no la falta de capacidad.

Las mujeres destacan en las habilidades sociales, no en las técnicas

La capacidad técnica no se define por el género. “El estereotipo”, dice Diana Thomas McEwen, “es que las mujeres no saben nada de ingeniería, lo cual no es cierto. Absolutamente no es cierto. “Es un mito que para ser ingeniero no se necesitan las habilidades definidas como “sociales”: autoconciencia, empatía, autocontrol y capacidad de escucha. No se puede ser ingeniero de éxito sin comunicarse eficazmente con los clientes y los compañeros, trabajar bien en equipo y ser ágil y adaptable.

Las mujeres no consiguen llegar a los puestos más altos de la ingeniería

Por supuesto, hay trabajo por hacer: con más hombres que mujeres entrando en la industria, es estadísticamente probable que más hombres lleguen a la cima. Pero, con las mismas oportunidades, las mujeres son igual de capaces de dirigir proyectos, departamentos y empresas dentro del sector de la ingeniería. ¡Marisa Mayer era la presidenta y consejera delegada de Yahoo! Entre 2012 y 2017. Mary Teresa Barra ocupa el puesto de directora general de General Motors Company desde 2014 y, aunque es la primera mujer que dirige un gran fabricante de automóviles a nivel mundial, no cabe duda de que hay otras que la siguen de cerca.

No se puede ser ingeniero y formar una familia

Tener hijos puede ser un reto en cualquier carrera, pero con empleadores que le apoyen y la infraestructura adecuada, no hay razón para que sea más difícil dentro del mundo de la ingeniería. Peggy Johnson acaba de dar el salto para convertirse en consejera delegada de Magic Leap después de haber sido vicepresidenta ejecutiva de desarrollo empresarial de Microsoft y de haber trabajado durante 24 años en Qualcomm, todo ello mientras criaba a tres hijos, cuatro perros y un gato.

El equipo de Advancing Women Engineers se propone presentar a las mujeres que rompen el techo de cristal, desmintiendo estos mitos de uno en uno. ¿Le interesa leer sobre mujeres que avanzan en sus campos? Daniela Cortés está rompiendo los estereotipos de género en la ingeniería mecánica en Ontario mediante su participación en Women in Tech. Christy Roman está avanzando como líder de una organización dedicada a las mujeres en la industria del automóvil. ¿Serás usted la siguiente siguiente?

¿Está interesado en explorar más contenidos de Advancing Women Engineers? Puede hacer click aquí para obtener más información.

This post is also available in: English