Ya sea que sea nuevo en el tema o quiera refrescar su memoria, aquí tiene los datos clave sobre la cuarta revolución industrial.

Hoy en día en Alemania, hay pocas palabras de moda, si es que hay alguna, que aparecen en nuestro sector más que “Industria 4. 0”. A menudo, la gente asume que todo el mundo sabe exactamente de qué se trata, y lo mismo puede decirse de otros temas populares relacionados como el “Internet de las cosas”. Entonces, ¿qué significa todo esto en realidad? ¿Cuáles son los principios en juego? ¿Qué tipo de papel tiene la gente en todo esto? Para responder a estas preguntas, estamos considerando tres aspectos que creemos que son esenciales.

1. La Industria 4. 0 es el siguiente paso en un largo proceso de desarrollo

El término Industria 4. 0 fue inventado por primera vez en la feria de Hannover Messe en 2011. Proviene de una iniciativa del mismo nombre lanzada por el Gobierno Federal Alemán como parte de su amplia Estrategia de Alta Tecnología. Describe tanto la cuarta etapa del proceso de industrialización como un objetivo específico. Las anteriores revoluciones industriales han sido bien documentadas. Mientras que la primera revolución se inició con la mecanización (palabra clave: el telar), las dos siguientes fueron desencadenadas por la producción en masa y la integración de los ordenadores en el proceso de producción.

Entonces, ¿Cómo difiere la Industria 4. 0 de la fase de industrialización que la precedió? En pocas palabras, se trata de una red entre el hombre y la máquina y entre diferentes máquinas. El objetivo clave es combinar dos principios que son en realidad opuestos, en sentido estricto: la fabricación en línea de producción y la fabricación a medida. También se conoce como personalización en masa.

2. Todos los caminos conducen a la fábrica inteligente

El concepto de una fábrica inteligente hace que la idea bastante abstracta de la Industria 4. 0 sea más fácil de entender. Aquí es donde entra en juego la Internet de las cosas, es decir, las partes no humanas que se comunican entre sí. Podría ser una planta que envía una señal de que necesita nuevo material y la fábrica inteligente automáticamente e independientemente reenvía esta información. La comunicación entre estas “cosas” tiene lugar a través de Internet o de una nube. Todos los elementos involucrados están representados por un agente de software.

Esto resuelve el problema de que las piezas de trabajo no tienen la capacidad técnica de comunicarse por sí mismas. Otra esfera relacionada con la Internet de las cosas se refiere a los “sistemas ciberfísicos”, en los que la pieza de trabajo es el elemento físico y el agente informático el elemento digital. Los seres humanos pueden seguir interviniendo activamente, por ejemplo, utilizando dispositivos móviles para vigilar los procesos o modificar los parámetros individuales. Aunque algunas pequeñas y medianas empresas están preocupadas por la Industria 4. 0, esta ansiedad es infundada, ya que las plantas existentes no tienen que ser reemplazadas en la mayoría de los casos. A menudo, las plantas preexistentes pueden actualizarse con bastante facilidad para permitir la comunicación basada en la tecnología de la información.

3. La Industria 4. 0 todavía necesita gente

Dadas las visiones de futuro que la Industria 4. 0 promete cumplir, es comprensible que algunos puedan al principio temer por sus trabajos. Después de todo, hay un montón de películas de ciencia-ficción por ahí para apoyar esa visión. Sin embargo, aunque estos temores y otros similares son comprensibles, también son en última instancia injustificados. Por supuesto que no hace falta decir que la forma en que trabajamos cambiará en el futuro, pero la Industria 4. 0 no se trata de reemplazar a la gente con máquinas inteligentes, al contrario, los trabajadores tendrán tareas más complejas que realizar.

Más que nunca, se pide a los empleados de las empresas industriales que adopten un enfoque interdisciplinario, tomen decisiones rápidamente por iniciativa propia y se adapten a procesos complejos. Esto traerá claros beneficios a Alemania como lugar de negocios. Nuestro país cuenta con una fuerza de trabajo altamente cualificada y seguirá estando bien situada en ese sentido. ¡Nadie tiene que temer a sus (futuros) colegas robóticos!

This post is also available in: English